Artículo de Alicia Andreu.

Hace pocos días conocí una tienda, en medio del barrio de Gracia, especializada en cervezas artesanas. La tienda no es una tienda cualquiera, donde venden cervezas artesanas catalanas y de importación, es una tienda donde venden kits para hacerte tu propia cerveza en casa.

Había oído hablar y, paseando por casualidad por la calle Encarnación, llegando a la esquina de Joan Blanques, leo un rótulo que pone; “Kit Cerveza Artesanal“. Sin pensármelo dos veces, entro a chismear y a conocer el proyecto.

Dentro, me atienden Silvia y Peio, los dos socios de Family Beer, la empresa. Son un encanto. Me cuentan que ya hace tiempo -unos 5 años-, que venden equipos para hacer cervezas de todo tipo -Pale Ale, Ipa, Irish Stout, Brown Ale …- y que hace pocos meses están empezando con los quesos… me compré un Kit para hacer queso!

Tanto desde la tienda física como por Internet, distribuyen todo tipo de kits para hacer cervezas, quesos y yogures. Los kits de cerveza van de unos 40 a unos 90 €, todo incluido; ingredientes, equipo y recetas. Los de quesos, desde 25 a 90 €. Maltas, lúpulos, cereales, fermentadores, termómetros… Kits pensados ​​para hacer 4 litros cada 15 días.

Cervezas rubias, tostadas o negras. Con paquetes de 10 litros o de 20. Quesos, también de muchos tipos. Frescos, semicurados, curados, e incluso italianos.

Silvia nos cuenta que “la especialidad de la tienda es la atención personalizada y la formación“. Sí, hacen cursos de todo tipo. “La magia está en que cada uno termine haciendo la cerveza o el queso que más le guste. Nosotros le asesoramos en todo momento para que la experiencia sea perfecta“.

Todos los procesos de elaboración, tanto de la cerveza como del queso, son fáciles y para todos los públicos. No sufras si no sabe cómo se hace una cerveza porque con su pedido recibirá un libro de instrucciones donde se explica todo. Del macerado al embotellado. Cerveza y queso para dummies. Y si todavía tiene dudas, Silvia y el Peio siempre están para responderles.

Ya lo sabéis pues… Do it yourself! Y viva la fermentación!