Posiblemente el peor sitio para hacer esta afirmación, no obstante no me alejo mucho de una realidad provocada por el desconocimiento general de lo que es en realidad la cerveza. Si hiciéramos una encuesta en la calle estoy convencido de que la mayoría no sabría definir que es la cerveza artesana. Algunos creen que la malta es un tipo de cereal, otros ni tan siquiera saben que es el lúpulo y no obstante muchos se consideran entendidos en cerveza. En eso que llaman cerveza y que en muchas ocasiones tiene poco que ver con la cebada, me refiero a las cervezas industriales y sobretodo las de este país.

No hace mucho en un local de un amigo unos valientes productores mostraban sus creaciones al barman, quien probaba por primera vez una cerveza artesana. Su reacción fue compararla con una industrial y su primer comentario se debió a lo que consideraba un error: falta de gas, un cliente habitual hizo la misma apreciación.

El fabricante se centró en un detalle esencial, su cerveza es natural en cuanto a ingredientes y procesos. Y cabe añadir que la cerveza industrial difiere en cuanto a cantidades en los ingredientes básicos, que en la mayoría de ocasiones se mezclan con otros tipos de cereales, algunos tienen poco que ver con el tipo de cerveza que se anuncia en la etiqueta. ¿Será maíz, será arroz?… y si encima le añadimos conservantes y un controlado filtrado el resultante es un refresco con sabor a cerveza, la que por desgracia tomamos desde hace años. Del agua prefiero ni hablar y el gas se añade.

Por tanto la primera vez que un bebedor de cerveza prueba una artesana, en condiciones, tendrá la sensación de beber algo nuevo. Descubrirá olores, gustos y texturas hasta entonces desconocidos . Podríamos hacer una paralelismo con la comida, quien nunca a comido pollo de granja descubrirá un nuevo sabor el primer día que lo consuma y muy posiblemente no le guste. En general no aprendemos a trabajar el paladar y  tendemos a decidir el mejor sabor por ser el más familiar.

Una recomendación interesante sería no comparar las cervezas artesanas con las industriales vulgares, insisto las de este país por norma, si no compararla entre ellas o bien con algunas de otros países que guardan las proporciones ideales de maltas y lúpulos. Luego nos gustará más o menos determinado estilo y sobre éste determinada marca. Al fin acabaremos probando artesanas buenas, excelentes y mediocres… la mayoría de las veces mejor a cualquier industrial.

Ayer probé una Urquell sin filtrar, excelente… más buena que la mayoría de artesanas Pilsen y por supuesto mucho mejor que la propia Urquell filtrada o cualquier Pilsen del país. Finalmente hay que entender que por ser artesana no es siempre excelente y que por ser industrial no es siempre mediocre. que se lo digan a las Belgas, las cervezas también.

Acepto barriles de Urquell sin filtrar como regalo, a vuestra salud.