Jugando con la baraja nos dimos cuenta que faltaban los ases, así que llamamos a Andrés y le preguntamos si nos podía recibir el sábado por la mañana…

El cartel de empresas del recinto anuncia que en la nave 19 se encuentra Fordecat, el GPS confirma que hemos llegado a nuestro destino, y en la puerta de la nave nos recibe Andrés con una As de Piques en la mano, -tengo que decir, que estos detalles a modo de señales nos encantan-, bién, continuemos… La sala de recepción no podía ser más explícita, una barra de bar, música, unos taburetes a juego con el mostrador y tres tiradores de cerveza; Andrés nos sirvió una As de Trèbols, su última creación, una Imperial Stout personalizada a sus gustos, los cuales compartimos.

La Micro tiene una capacidad de 800 L. en cada cocción y cuatro fermentadores de 800 L. cada uno; Un detalle que no me pasó desapercibido fué el homenaje que Andres ha dedicado a sus abuelos, bautizando los fermentadores con los seudónimos con que eran conocidos, así tenemos: El Sable, La Guapa, El Lagarto y la Valenciana. En ese momento fermentaban elaboraciones de otras cuatro micros… y es que, los presupuestos de elaboración a terceros que está ofreciendo «As Cervesa Artesana» son bastante módicos.

Las charlas que amenizaron la «tournée» nos llevaron de nuevo a la recepción, donde degustamos la As de Piques, una Ipa muy equilibrada que ya tuvimos ocasión de probar en la feria de Molins de Rei.

Llegó la hora de comer, Andrés tenía que atender a su familia, y a nosotros nos quedaba visitar a Joseto, que nos esperaba en su local, en el Plaer de le Vinyes… pero eso lo publicaremos en una segunda parte de este artículo.

Gracias Andrés por dedicarnos tu tiempo y por tus cervezas.

… y tal como reza en el cartel de bienvenida a tu micro:

Salut i Bona Cervesa Artesana !!!